BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA IGLESIA DE CRISTO MINISTERIOS LLAMADA FINAL DE TABASCO




LA BENDICION Y LA IMPORTANCIA DE CONGREGARSE

REALIZADO POR EL PASTOR RAFAEL GOMEZ LIMA


SALMO 133

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza, El cual desciende sobre la barba, La barba de Aarón, Y baja hasta el borde de sus vestiduras; Como el rocío de Hermón, Que desciende sobre los montes de Sion; Porque allí envía Jehová bendición, Y vida eterna.



Dios es un Dios bueno. Y Dios en su bondad regala bendición, de hecho podemos decir que es Dios de bendición, por el contrario el diablo es malo, y por lo tanto es maldición. Dios en su bondad infinita regala bendiciones para todos los seres humanos, sean buenos o sean malos, sean pobres o ricos, sean convertidos a Jesús o sean inconversos, sean cristianos o sean musulmanes, budistas, e inclusive sean satánicos. El sol, la luna, el aire, el agua, el medio ambiente, la naturaleza, la vida, y toda la creación es una excelente y buena bendición que Dios le da a todos los seres humanos y nos regala la capacidad de poder disfrutar de estas hermosas bendiciones.

Pero hay una bendición mayor de parte de Dios en la cual no todos participan, es decir no es para todos si no para aquellos que se atrevan a asistir a la congregación de los santos que es su iglesia. Es por eso que en el Salmo de introducción dice que donde los hermanos (en Cristo) habitan juntos y en armonía Jehová envía bendiciones y vida eterna.

Hay personas que maldicen su suerte y su condición, y reniegan de cómo les va en situaciones familiares, laborales, económicas y caminan en constantes desafortunios y acuden al brujo, al hechicero para hacerse limpias, y buscan una salida a todos sus problemas pero no la hallan porque no es lo que uno hace si no lo que Dios hace en ti. Quieren bendición especial pero evaden el comprometerse con el Dios creador del universo, el Dios de la Biblia y no el Dios de la religión el cual nos han inculcado nuestros padres y nuestras tradiciones.

Tristemente personas que han creído en Jesús y han abierto su corazón para recibirlo pero que no se han dejado adoctrinar (enseñar) hoy día predican que no es necesario congregarse para ser salvos, y aunque en parte tienen razón, no entienden que el congregarse no es para salvación si no para vivir en la plenitud de las bendiciones que Dios quiere que vivamos. Jesús dijo en Juan 10:10

yo vine para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia

Y este es el deseo de Jesús el que vivamos en plenitud de bendiciones y no solo con la salvación.

En Efesios 4:11 dice que el mismo constituyo a unos Apóstoles, a otros Profetas. a otros Evangelistas y a otros Pastores y Maestros

Estos son los 5 ministerios que Jesús dejo para edificar su iglesia, la cual es su voluntad que sea pastoreada. Por eso a Pedro le pregunto que si lo amaba y en seguida que Pedro le dijo que si, Jesús le dijo Pastorea mis ovejas. Pero mucha gente se revela en contra de lo que Jesús estableció, y aceptan a Jesús y le dicen te amo Jesús, pero aborrezco tu cuerpo, pues la Biblia dice así en Efesios 5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador

Ahora bien Dios le da una importancia tremenda a su casa de oración, la cuida, la protege y establece leyes de bendición para que esta no quede vacía, pues Dios tiene un especial interés en ver su casa llena, donde en su presencia le canten, le oren, le adoren y se predique su palabra, y todo esto llegue como un incienso de olor grato y fragante delante de su presencia, y como consecuencia de atreverte de salir de tu casa y no encerrarte en ella, Dios te edifica y te instruye, además de llenarte espiritualmente y traer paz a tu corazón. Veamos estas leyes de bendición:

(Hageo 1:2-11) Así ha hablado Jehová de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa de Jehová sea reedificada. Entonces vino palabra de Jehová por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová. Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa. Por eso se detuvo de los cielos sobre vosotros la lluvia, y la tierra detuvo sus frutos. Y llamé la sequía sobre esta tierra, y sobre los montes, sobre el trigo, sobre el vino, sobre el aceite, sobre todo lo que la tierra produce, sobre los hombres y sobre las bestias, y sobre todo trabajo de manos



Miren que interesante, podemos señalar los siguientes puntos.

1.- El que habla es Jehová

2.- Pide que su casa no este en ruinas

3.- Reprocha el que se encierren en sus propias casas y dejen su casa desierta

4.- Entonces establece leyes de bendición de que si acuden a su casa de oración tu salario te alcanzara para tus cubrir tus necesidades, y tu comida te llenara, y tu bebida te saciara.

5.- Te invita a subir al monte, es decir buscar su presencia y como consecuencia la tierra te será productiva.



Ahora bien. Quiere decir que si no asistimos a la congregación como es su voluntad, cae sobre nosotros una sequía de producción material y espiritual. Las ventanas de los cielos se cierran y como dicen no nos llueve en nuestra milpa, para bendición. Quizás algunos dirán que de acuerdo a la Biblia las ventanas de los cielos se abren por medio del diezmo y no de la asistencia a la congregación. Pues déjame enseñarte que el diezmo tiene que ver con su casa de oración y la asistencia a esta misma. Y por eso dice así.

(Malaquias 3:10-12) Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos



Observemos los siguientes puntos.

1.-Dice que es para que halla alimento en su casa. (cuida y se interesa de su casa)



2.-El resto de el texto habla de bendición



3.-En el contexto es decir textos antes a estos que les presento Dios habla no solo de diezmos si no también de ofrendas porque una cosa es el diezmo y otra cosa es la ofrenda. (lea una Biblia para verificar contexto)



Ahora dirás tu que tiene que ver esto con la asistencia a su casa, bien pues ahora vamos a discernir.

Diezmo es la décima parte de lo que Dios nos da, y esto incluye no solo en lo material y económico, si no en muchas cosas incluido el tiempo. Y en la ley de Dios, es decir los mandamientos Dios manda a reposar un día de nuestros trabajos, para que se lo dedicáramos a el. Este día se le llamo el día de reposo, y es para el, para su casa. Y un día consta de 24 horas, pero Dios conociendo tus necesidades físicas solo te concede tus ocho horas de sueño y las contempla en el diezmo, mira si tu sacas tu diezmo de horas de la semana encuentras que son 16 horas es decir un día con tu sueño. Ves como Dios cuida de su casa y le interesa tu asistencia a ella. Un día es para Dios. Ah pero aparte es la ofrenda, el diezmo es obligación, la ofrenda es voluntaria, de corazón. Un ejemplo, mira en un templo el pastor tiene actividad el domingo, incluye la escuela bíblica dominical y el servicio de adoración. Esto es el diezmo de tu tiempo, pero el martes y el jueves hay servicios de adoración, esto es la ofrenda de tu tiempo. Y Dios pide diezmos y ofrendas, todo completo y no a medias, y a veces nosotros tenemos una necesidad y oramos y le pedimos a Dios y queremos recibir todo, pero nosotros no le damos todo a Dios, y entonces pedimos y nos llega el 70% y decimos hay, pero no nos damos cuenta que le dimos a Dios el 70%. Amado hermano, no dejes que se te valla la bendición que Dios tiene para ti, aprende a vivir una vida plena, arráncale a dios las promesas por medio de la obediencia, caminemos en abundancia. Ahora comprendes la importancia de congregarte. Congregarte nace en el corazón de Dios y no del pastor. Amado hermano si este pequeño mensaje habla a tu corazón ponte a cuentas con Dios y entrégale lo que a el le corresponde.


  • ENVIANOS UN CORREO

  • Escribenos un correo
  • REGRESAR PAGINA PRINCIPAL

  • Regresar a la pagina principal



Copyright © 2008 by LLamada Final Tabasco
All Rights reserved
E-Mail: llamadafinaltabasco@live.com.mx