BIENVENIDOS A LA PAGINA DE LA IGLESIA DE CRISTO MINISTERIOS LLAMADA FINAL DE TABASCO

EL AVIVAMIENTO PARA LOS ULTIMOS TIEMPOS

REALIZADO POR EL PASTOR RAFAEL GOMEZ LIMA


Estamos en los ultimos tiempos

se respira una atmósfera de incertidumbre y de esperanza, y en la gente se puede observar rostros desconfiados, desesperanzados, interrogantes, nos saben que sigue. Ni que viene, ni a donde vamos, ni que va a pasar. Al mismo tiempo en la iglesia en América, Europa, Oceanía, África y todo el mundo desde hace un poco tiempo, Dios esta poniendo un sentir en todos los pastores, predicadores, evangelistas, maestros, y ciervos con diferentes ministerios y llamados, en los cuales arde el corazón con un sentir común que viene del Espíritu Santo, y que se expresa con una sola palabra "AVIVAMIENTO".

Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia (Habacuc 3:2)

Desde hace 3 años los escritos que Dios me inspiraba a escribir enfocaban la advertencia de que estábamos incursionando en los tiempos del fin, el tiempo en que se efectuarían los cumplimientos bíblicos más extraordinarios de la historia humana, tiempos en que se cumplirían promesas hechas a la iglesia que durante muchos años no se habían podido alcanzar. Pero ahora como que el mensaje tiende a cambiar, estamos incursionando en la plenitud de la promesa. Para esto me tomare un tiempo para mencionar la promesa.

Tierra, no temas; alégrate y gózate, porque Jehová hará grandes cosas. Animales del campo, no temáis; porque los pastos del desierto reverdecerán, porque los árboles llevarán su fruto, la higuera y la vid darán sus frutos. Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado. Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. (Joel 2:21-31)



Como podemos ver, inicia infundando confianza y exhortando a alegrarse por las grandes cosas que Jehová hará, En las cuales promete abundancia. Y lo mas hermoso es que dice vosotros también hijos de Sion, es decir, le habla a su pueblo. Y promete lluvia temprana y tardía como al principio es decir les daré la tardía como la temprana.

Las eras se llenaran de trigo, es decir los templos se llenaran de ovejas, y los lagares rebosaran de vino y aceite, es decir que la unción descenderá poderosamente, y entonces Dios promete devolver todo lo que el diablo nos robo. Y del verso 28 en adelante describe la lluvia temprana del Espíritu Santo. De esta lluvia hay antecedentes bíblicos de que ya se cumplió. Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen (Hechos 2:1-4) Estas cosas sucedieron cuando esta lluvia descendió sobre los apóstoles, y luego ellos mismos dieron la explicación de lo que les sucedió.

Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; Vuestros jóvenes verán visiones, Y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán (Hechos 2:14-18)



Esto fue la lluvia temprana, pero Dios por medio del profeta Joel promete lluvia temprana y hace una separación diciendo "y lluvia tardía como al principio", la separación es la promesa para nosotros diciéndonos que lo mismo que paso en esta lluvia temprana fue lo mismo que pasara durante la lluvia tardía la cual es para nosotros, y esta lluvia tardía es lo que hoy se menciona como el gran avivamiento para los últimos tiempos. Que fue lo que paso durante esta lluvia temprana, veamos. Vino un estruendo del cielo, se manifestó el Espíritu Santo como un viento recio, se asentaron lenguas de fuego sobre los que ahí estaban y empezaron a hablar en lenguas, es decir se levanto un gran clamor. Cuando sucedió salieron los vecinos de este lugar a ver que pasaba y porque había tanto escándalo.

Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? (Hechos 2:5-7)

Una vez que fueron a ver, comenzaron a emitir juicio referente a lo que estaba sucediendo, y comenzaron a decir que estaban borrachos.

Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto (Hechos 2:12-13)

Pedro aclaro que no estaban borrachos que era lo que el profeta Joel había profetizado.

Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. 15Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. 16Mas esto es lo dicho por el profeta Joel (Hechos 2:14-16)

Entonces Pedro comenzó a predicar con una nueva unción y se cumplió la profecía que las eras se llenarían de trigo, es decir los templos se llenarían de ovejas. Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. (Hechos 2:40-42) Te puedes imaginar que con una sola predicación se añadieron tres mil personas cuando solo eran una pequeña congregación de 120 personas, esto si es bendición de Dios. Y después vinieron asombrosos milagros hechos por Dios a través de las manos de los apóstoles.

Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles (Hechos 2:43)



Bien, pues todo esto fue la promesa, del derramamiento del Espíritu Santo para los últimos tiempos. Y en un análisis bíblico mas profundo, podemos ver parte de lo que sucedía al pueblo de Israel antes de recibir las promesas. Primero, el pueblo se había apartado del Dios verdadero y vivía en apostasía.

Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua. (Jeremías 2:13)



Dios a través del profeta Jeremías se quejaba, no del mundo, si no de su pueblo, e incluso lo llamaba la infiel Israel, y la invitación continua fue al arrepentimiento.

Ve y clama estas palabras hacia el norte, y di: Vuélvete, oh rebelde Israel, dice Jehová; no haré caer mi ira sobre ti, porque misericordioso soy yo, dice Jehová, no guardaré para siempre el enojo. (Jeremías 3:12)



Pero Israel no se volvió a Jehová y cada vez se aparto más. Y Dios decidió callar, y ya no hablar mas por medio de los profetas durante 430 años en los cuales los de Israel desearon palabra de Dios pero no les fue dada.

He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová (Amos 8:11)



Y justos a los 430 años regresa la palabra de Dios por medio del profeta Juan con un mensaje similar al de Jeremías pero aun con mas fuerza.

Al ver él que muchos de los fariseos y de los saduceos venían a su bautismo, les decía: ¡Generación de víboras! ¿Quién os enseñó a huir de la ira venidera? Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento, y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre; porque yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego (Mateo 3:7-10)

Y bajo este marco histórico viene el ministerio de Jesús en la tierra con la anunciación del proclamación del reino de los cielos.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado (Mateo 4:17)



Y el Rey comenzó a implantar el Reino de los cielos con la promulgación de un evangelio con poder en el cual se vieron señales, prodigios y portentos, los ciegos recobraban la vista, los paralíticos sanaban, los muertos eran resucitados, los leprosos limpiados, los afligidos consolados, los pecadores eran perdonados, los endemoniados eran libertados. Pero el pueblo de Israel aun así tenia una pregunta.

Los discípulos de Juan le dieron las nuevas de todas estas cosas. Y llamó Juan a dos de sus discípulos, y los envió a Jesús, para preguntarle: ¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro? (Lucas 7:18-19)



Mismo Juan, la gente, los religiosos y todo el pueblo no podían entender los tiempos que estaban viviendo. No tenían visión, no había discernimiento, y por lo tanto no se podían ubicar en el tiempo en que Vivian, y Dios no quería un pueblo sin visión, y por eso Jesús no les dijo que si era el al que había de venir si no que les mando a que vieran el tiempo y entendieran el tiempo, es decir que observaran el acontecer de su alrededor.

Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí (Lucas 7:22-23)



En otra ocasión Jesús lanzo una pregunta a sus apóstoles que entonces eran discípulos para probar si habían aprendido a discernir el tiempo.

Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos (Mateo 16:13-17)



Miren que interesante, unos veían en Jesús a Juan, y Juan representaba el cambio, es decir la transición de un tiempo a otro, y otros veían en Jesús a Elías, Jeremías o alguno de los profetas es decir lo viejo, lo que fue antes, que fue bueno pero para otra época, y Pedro si tenia visión, el veía en Jesús al Cristo, y Jesús le dice esto, es por revelación, es decir entender el tiempo, es por revelación y no por estudio ni juicio humano. Así hoy día muchos se han quedado con lo viejo, con lo pasado y dicen somos Calvinistas, o Luteranos, fue bueno, si, pero es pasado y no presente, sirvió en su tiempo, hoy ya no. Otros se quedaron con el cambio, es decir con la unción que trae el cambio al último avivamiento de todos los tiempos pero no logran entrar a este. Por eso es tan importante tener la visión del tiempo. La gente quiere, desea, anhela, ansia conocer el tiempo, y es bueno, es mas es bíblico.

Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? (Mateo 24:3)



Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? (Hechos 1:6)



Y por eso uno de los primeros requisitos para que el gran avivamiento o lluvia tardía venga sobre esta generación es primero ir a la palabra de Dios, escudriñar la palabra de Dios y ponerla por obra, es decir obedecerla y lo segundo es entender los tiempos, mírelo, léalo, y entiéndalo por usted mismo.

Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer; En la ira acuérdate de la misericordia (Habacuc 3:2)

Primero la palabra, el temor es la obediencia y el practicar la palabra, entonces se esta en la condición de decir AVIVA TU OBRA en medio de los tiempos, es decir, conociendo el tiempo. Hubo profetas que no pudieron entender los tiempos, ni las revelaciones, porque no era el tiempo de Dios para que fuera abierta la revelación y por eso no podían entender aun cuando ellos mismos fueron quienes Dios les dio las profecías, miren.

Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin (Daniel 12:8-9)



¿Porque no entendió Daniel? Porque no era revelación para su tiempo, pues era para el tiempo del fin, pero quizás tu dirás ¿Cómo saber cual es el tiempo del fin? Miren.

Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará (Daniel 12:4)



Es decir, la señal de que se incursionaba en el tiempo del fin, es el incremento de la ciencia, y nadie puede negar que hoy día la ciencia a desarrollado un crecimiento inusitado ya no con 1000 años antes, si no con 50 años antes, prueba inequívoca de que se vive el tiempo del fin. Miren, discernir el tiempo es algo que viene de Dios, pero es de acuerdo a lo que se vive, por ejemplo, Daniel no entendió porque no fue para su tiempo pero no porque el no fuera espiritual ni porque fuera un hombre corto de visión, sencillamente no era para su tiempo. Pero hubo profecías para su tiempo que el cabalmente pudo discernir, de hecho su discernimiento que desarrollo de parte de Dios lo llevo a la liberación completa de la nación de Israel, miren.

En el año primero de Darío hijo de Asuero, de la nación de los medos, que vino a ser rey sobre el reino de los caldeos, en el año primero de su reinado, yo Daniel miré atentamente en los libros el número de los años de que habló Jehová al profeta Jeremías, que habían de cumplirse las desolaciones de Jerusalén en setenta años. Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza (Daniel 9:1-3)

Miren que interesante, como que nos habla a la iglesia de hoy. Daniel primero fue a la palabra, pues miro los libros de las profecías de Jeremías, es decir fue a la palabra, se volvió a la palabra, y lo hizo atentamente, y al hacerlo entendió los tiempos que le tocaban vivir, entendió que por profecía se había cumplido el tiempo cronometrado de los años de cautiverio en babilonia y por lo tanto lo siguiente que hizo fue actuar, al ponerse en oración, ayuno y arrepentimiento. Hoy la iglesia de Jesús debe primero volverse a la palabra, obedecer la palabra, entender la palabra, practicar la palabra. Se acabo el tiempo de la hipocresía, se acabo el tiempo de los cristianitos, de los cristianos a medias, hay que ser cabales, completos, íntegros, plenos. Una nueva generación de cristianos que impacten, que amen, que busquen a Dios con corazón sincero, con un hambre de su presencia, con un anhelo de estar con el, con un fuego encendido en una pasión verdadera por Jesucristo, una pasión como la que Jesús vivió camino a la cruz por nosotros, en que no le importo criticas, ni golpes, ni escarnios, ni nada lo aparto de la visión de Dios, no ser mas cristianos que a los primeros problemas nos aparten del camino, cristianos enfocados a los propósitos de Dios para el avivamiento del ultimo tiempo, cristianos que estén dispuestos a ser renovados por el poder del Espíritu Santo, porque Dios va a derramar una poderosa unción para cerrar con broche de oro la historia de la iglesia, una unción que impactara, que al mundo lo traerá rendido y postrado a los pies de Jesús cumpliendo la promesa de que los áreles (templos) se llenaran y rebosaran de trigo (gente) por eso Dios busca corazones dispuestos a ser usados, transformados, cambiados, porque la unción del vino nuevo no se echara en odres (cuerpos) viejos.

Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente (Mateo 9:17)



Y Dios no quiere que se pierda, ni el vino, ni los odres, porque cuando el vino (unción) se hecha sobre un odre viejo, es decir una persona no renovada, se rompe el odre, mira un ejemplo de dos odres que no soportaron el vino nuevo y se rompieron.

Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas (Hechos 5:1-11)



Por esto es necesario la preparación de la iglesia para vivir el avivamiento conforme al corazón de Dios, en santidad, pureza, integridad. Y sinceridad, porque cuando la unción de Dios viene de esa manera los odres viejos no resisten, los Ananìas y las Safiras se mueren, por eso clamemos a Dios que no seamos así.

Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento (Isaías 60:1-3)





Copyright © 2008 by LLamada Final Tabasco
All Rights reserved
E-Mail: llamadafinaltabasco@live.com.mx